fbpx

297 Livingston Street, Brooklyn, NY 11217

Conflictos entre niños: la actitud, las palabras y los sentimientos del adulto

Por Emmy Gay, de una conferencia impartida por Andrea Szőke, directora de la guardería Pikler House

Andrea Szőke comenzó su andadura como cuidadora hace muchos años, se convirtió en pedagoga y ahora es la directora de la guardería de la Casa Pikler.

Cómo manejar las emociones durante los conflictos infantiles

Es natural sentir emociones fuertes cuando se ve a niños en conflicto. Sin embargo, entrar en la situación con emociones fuertes puede escalar el conflicto. El papel del adulto en estas situaciones es crucial. La forma en que intervenimos no solo resuelve el problema inmediato, sino que también da forma a los patrones de comportamiento futuros en los niños.

Respirar antes de intervenir

Los nuevos cuidadores a menudo quieren apresurarse a llegar para evitar posibles daños. En la Casa Pikler siempre les aconsejan que se tomen un respiro antes de mudarse. Los niños aprenden mucho observando a los adultos e imitarán su comportamiento. Nuestras acciones y reacciones tienen un impacto significativo en su comportamiento futuro, por lo que es esencial intervenir de manera reflexiva y auténtica.

Coherencia en los principios y acciones

Los conflictos son inevitables, pero una vez que ocurren, es importante dejarlos ir y concentrarse en comprender las intenciones del niño. Conocer los antecedentes y comprender las razones detrás de la participación de un niño en un conflicto puede ayudar a los adultos a abordar la situación sin enojo.

Entendiendo el comportamiento de los niños

Los niños a menudo se portan mal no para molestar a los adultos, sino porque luchan con el autocontrol. Reconocer esto ayuda a los cuidadores a mantener la calma y la paciencia. Los momentos típicos de conflicto incluyen cuando las necesidades de un niño no están satisfechas, como durante el hambre, el cansancio o las transiciones. El miedo a perder las posesiones o la falta de espacio para jugar también pueden desencadenar conflictos.

Apoyo entre colegas

En entornos grupales, es importante que los colegas se apoyen mutuamente compartiendo estrategias para manejar conflictos. Hablar con delicadeza sin juzgar, ponerse al nivel del niño y proporcionar una orientación clara y no punitiva puede ayudar a los niños a aprender a resolver conflictos de manera pacífica.

Comunicarse con los niños durante los conflictos

Cuando se dirija a un niño que le quita un juguete a otro, tenga en cuenta estos enfoques:

  1. Declaración punitiva: “Él tuvo ese juguete primero, y se lo voy a devolver”.
  • Esto comunica que el cuidador está a cargo.
  1. Declaración de confianza: “Parece que lo tuvo primero y lo quiere de vuelta”.
  • Esto permite que los niños resuelvan el problema por sí mismos.

En el caso de las conductas peligrosas, es importante dejar claro que tales acciones no están permitidas, sin juicio ni ira.

Reflexiones finales

Comprender y manejar los conflictos entre los niños con compasión y coherencia es esencial para un desarrollo saludable. Al abordar los conflictos de manera reflexiva, los cuidadores pueden ayudar a los niños a aprender valiosas habilidades sociales y a construir un entorno de apoyo y respeto.